Arbitration & Human Rights litigation boutique law firm
More than legal services, life changing experiences

Amar e Historiar

Artículos del Dr. Palevi G. Máxima autoridad en historia LGBTI de El Salvador.

“En el nombre de Rosa”: 20 años del movimiento trans en El Salvador

“En el nombre de Rosa”: 20 años del movimiento trans en El Salvador

Amaral Palevi Gómez Arévalo

Doctor en Estudios Internacionales en Paz, Conflicto y Desarrollo

Rede O Istmo

Simpósio Temático 13: Por uma nova história do gênero e da sexualidade

amaral.palevi@gmail.com

 

“En el nombre de Rosa”: 20 años del movimiento trans en El Salvador

Amaral Palevi Gómez Arévalo

amaral.palevi@gmail.com

 

 

A manera de introducción

Las personas transexuales, transgéneros y travestis (trans) en El Salvador han estado expuestas/os a una serie de violaciones que incluso ha conllevado la muerte de muchas/os de ellas/ellos. A pesar de las difíciles condiciones de vida de las personas trans desde hace 20 años se puede decir que existe un movimiento trans que lucha por conseguir una mejor calidad de vida y el respeto de los Derechos Humanos de cualquier persona independientemente de su identidad o expresión de género. Esta historia es poco conocida.

Retomando el concepto de genealogía propuesto por Michel Foucault, este escrito presenta una narrativa inicial sobre la organización del movimiento trans salvadoreño.

I.              Origen: Trabajo sexual de calle y la Discoteca Oráculos

En El Salvador las personas que han presentado en su cotidiano una identidad o expresión de género diferente a la norma binaria masculino/femenino son relegados/as a espacios marginales y precarios. Ejemplo de esto en la década de 1960 fue el mítico salón-bar La Praviana en el centro histórico de San Salvador. Este fue un reconocido lugar de reunión de hombres pobres que ejercían el trabajo sexual utilizando ropas de mujer.

En el imaginario social salvadoreño, el hecho de ser un hombre homosexual era (y continua siendo) relacionado al trabajo sexual de calle. Esto conlleva por una parte a que todo hombre que se reconoce como homosexual tiene al trabajo sexual de calle tanto como posible guion de vida o el resultado final de asumir su orientación sexual.

En 1976, surge la Discoteca Oráculos. Este espacio se convirtió en el lugar de encuentro para homosexuales y la realización de shows de travestis. Homosexuales de clase media que ejercitaban el travestismo y que poseían un mejor nivel económico tuvieron en Oráculos una plataforma para manifestar su expresión de género y orientación sexual, sin los riesgos que conlleva el estar en la calle y ejercer el trabajo sexual. Los shows de travestis fueron la táctica para atraer clientes a la discoteca durante su existencia, la cual coincidió con el desarrollo de la guerra interna de El Salvador entre los años 1980 hasta 1992.

Imagen N° 1. Rocío, propietaria de Oráculos

II.            Procedencia: En el nombre de Rosa

Un primer colectivo de cinco a diez travestis y hombres gays a consecuencia del VIH, comenzaron a reunirse a finales de 1991 en el Parque Cuscatlán de San Salvador. Este grupo inicial, dadas las condiciones del conflicto armado aún vigente, recibían amenazas de los cuerpos de seguridad por las reuniones que realizaban, ya que eran etiquetadas que su objetivo era promover el homosexualismo. El doce de agosto de 1992 ese grupo adquiere una formalización institucional, crease la Fundación Nacional para la Prevención, Educación y Acompañamiento de la Persona VIH/SIDA (Fundasida).

Al interior de Fundasida un primer colectivo de diversidad sexual se estructura bajo el nombre de Grupo Entre Amigos en 1994. En este grupo se reúnen tanto personas gay como travestis. No obstante, dadas las condiciones de violencia y homicidios contra personas travestis o travestidos, en 1996 se organiza el primer colectivo exclusivamente de travestis al interior de Fundasida. Este colectivo se denominó “En el nombre de Rosa”. Este nombre fue una forma de homenaje póstumo a Rosa una joven travestí de 15 años muerta por un ataque transfóbico.

Entre 1997 y 1998 los crímenes contra personas de diversidad sexual son más evidentes, inclusive se sospechó que tales crímenes respondía a las acciones de un criminal en serie En un principio se focalizaban en travestis que ejercían trabajo sexual de calle, pero luego se desplazó hacia hombres homosexuales de clase media. Karlita fue la primera víctima de un supuesto asesino en serie. Esta situación reforzó la idea de organización de un colectivo de travestis. Para 1998 se conoce que el colectivo En el nombre de Rosa ya contaba con 20 integrantes exclusivamente travestis que ejercían trabajo sexual de calle en San Salvador.

 

Imagen N° 2. “Karlita” días antes de ser asesinada

En 1999 este colectivo da el primer paso para ser reconocidos jurídicamente al interior de El Salvador, presentando la solicitud de personería jurídica ante el Ministerio de Gobernación, bajo el nombre de Asociación para la Libertad Sexual el Nombre de la Rosa. Dados los patrones de discriminación existentes en El Salvador hacia personas de la diversidad sexual, en el año 2001, su petición fue denegada por la Dirección General del Registro de Asociaciones y Fundaciones Sin Fines de Lucro, afirmando que esa petición violentaba “normas de derecho natural, los fines que persigue la familia, la constitución del matrimonio, las buenas costumbres, la moral y el orden público".

Después de tres años se presenta un amparo ante la Corte Suprema de Justicia el 13 de enero de 2004, aduciendo que el razonamiento que justificaba la negación de la personería jurídica violentaba los derechos constitucionales de igualdad y libre asociación de aproximadamente 120 miembros afiliados a la Asociación en ese momento.

Entre 1999 hasta 2004 la Asociación ejecutó actividades apoyadas por otras organizaciones. En el año 2004, con la ayuda de William Hernández y a iniciativa de Mónica Amaranta “El Nombre de la Rosa”, transforma su estrategia ante la Dirección General de Registros y presenta una solicitud de personería jurídica bajo el nombre de Asociación Salvadoreña para Impulsar el Desarrollo Humano (ASPIDH), eliminando toda indicación formal como asociación de mujeres trans. Hasta la fecha ASPIDH continua activa desarrollando actividades en pro de la comunidad trans salvadoreña.

En esa misma época en otras ciudades fuera del área metropolitana, los concursos de belleza trans promueven espacios políticos para deconstruir estereotipos negativos respecto a sus identidades. Por ejemplo, se conoce que en las ciudades de Santa Ana, Sonsonate, La Unión, Aguilares, San Miguel y Usulután desarrollan concursos de belleza desde el año 2004.

Entre 2006 y 2007 inició actividades la Asociación Ángeles Arcoíris Trans del Departamento de la Paz que aglutinó mujeres trans, radicada en la ciudad de Zacatecoluca, zona paracentral de El Salvador. Su trabajo de incidencia básicamente consistía en acciones educativas y preventivas sobre VIH en los municipios del Departamento de La Paz. Su vida institucional finalizó entre el año 2012 o 2013.

En 2008 Karla Avelar inició los procesos organizativos para la creación de la Asociación Comunicando y Capacitando a Mujeres Trans con VIH en El Salvador (Comcavis-Trans). Esta organización nace dadas las condiciones de discriminación que las mujeres trans padecen y en específico las mujeres trans viviendo con VIH. Hasta la fecha se mantiene activa institucionalmente.

En esta misma época se conoce la existencia del Movimiento por la Diversidad Sexual y Derechos Humanos Trans (MDSDH Trans) que luego se denomina como Asociación Salvadoreña de Trangéneras, Transexuales y Travestís (Astrans). Enfocando su trabajo en la realización de procesos de hormonización hacia personas trans y la promoción de derechos humanos en personas LGBT en áreas postergadas (rurales). Entre sus objetivos se encuentra que el Ministerio de Salud reconozca su responsabilidad y asuma la atención de la reasignación sexual de mujeres y hombres trans. Hasta la fecha continua realizando acciones.

La emergencia política del movimiento de Diversidad Sexual en El Salvador se efectúa por medio de la estructuración de la Alianza por la diversidad sexual LGBT que tuvo como principal objetivo coyuntural en 2009, el detener la propuesta de reforma constitucional para prohibir el matrimonio y la adopción por parte de personas del mismo sexo. En este mismo año, la Corte Suprema de Justicia (2009) declara ha lugar el amparo solicitado por la entonces Asociación El Nombre de la Rosa. En este mismo año la ahora nombrada Asociación para Impulsar el Desarrollo Humano, logra obtener su personería jurídica, pero sin hacer mención en sus estatutos de su identidad trans.

III.         Emergencia: Marcha contra la transfobia

Considero el día 17 de mayo de 2010 -o mejor dicho la noche- donde surge el movimiento trans. Esto se debe a que las organizaciones trans realizan por primera vez una marcha específica para denunciar la transfobia y los crímenes de odio que este sector de la población padece. Realizando una marcha que inició en el Monumento de El Salvador del Mundo, icono de la identidad nacional, hasta el Monumento de la Justicia. Una característica particular de esta marcha fue su realización en horario nocturno. Esta marcha se ha realizado anualmente desde esa fecha.

Imagen N° 3. Afiche promocional de la Marcha contra la Transfobia 2010

En ese mismo año en la ciudad de La Unión, en el Oriente del país, un colectivo de hombres gays y trans inician una serie de reuniones educativas y capacitaciones gracias al proyecto de atención a Poblaciones Vulnerables a ITS y VIH de Cruz Roja Salvadoreña. Cuando este proyecto finalizó entra en escena Médicos del Mundo, quienes retoman a este grupo bajo sus acciones educativas en el marco de los proyectos que ejecutaba en la zona. Por cuatro años el ahora Colectivo LGBTI Estrellas del Golfo participa en diversas actividades educativas y organizativas dirigidas por Médicos del Mundo. Por ejemplo, el 17 de mayo de 2012, en el parque central de La Unión se colocó un stand para disminuir los patrones discriminatorios de la población. Hasta la fecha realizan acciones en pro de la comunidad trans del Departamento de La Unión.

En 2011 el movimiento trans salvadoreño da muestras de articulación internacional por medio de la realización del Foro de Despatologización de las Identidades Trans, realizado el 23 de octubre de ese año.

En el año 2012 surge la Asociación Colectivo Alejandría El Salvador que centra sus esfuerzos en desarrollar procesos de incidencia política, sensibilización y capacitación para mejorar el acceso a la educación, formación profesional, así como fortalecer la respuesta nacional al VIH.

Para el año 2013 se conoce la existencia de la Red de Organizaciones Trans de El Salvador (RedTransal). Esta aglutinaba a 4 organizaciones trans existentes en esa época: Aspidh, Comcavis, Astrans y Colectivo Alejandría. El principal producto obtenido de está articulación fue la organización y realización del Foro de Divulgación del Plan de incidencia Juntas y Juntos por una Ley de Identidad de Género en El Salvador. Esta red, da paso a la creación de la Mesa permanente por una Ley de Identidad de Género, la que está conformada por 7 organizaciones, siendo cinco asociaciones trans de San Salvador y las otras dos de defensa de Derechos Humanos.

El 4 de mayo de 2013 es asesinada la activista trans Tania Vásquez lo que representó un duro golpe para las diversas organizaciones trans. Ante la pasividad por esclarecer este asesinato por las autoridades correspondientes; Karla Avelar presentó una solicitud de audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La audiencia fue realizada el día 29 de octubre de 2013. 

El 11 de enero de 2014, se conforma la Asociación Generación Hombres Trans de El Salvador conocidos como HT503. Una de sus principales apuestas como colectivo ha sido la discusión de la masculinidad hegemónica, para no reproducir estos mismos patrones en la construcción de las masculinidades de sus miembros. El colectivo está articulándose con otras organizaciones de hombres trans a nivel regional, y por ello en noviembre de 2015 se estructura la Red Centro América de Hombres Trans (Re Cath).

Al finalizar el año 2015 se propuso la creación de la Asociación de Mujeres Transgenero/Transexual de la Universidad de El Salvador (Asmutrans Ues). No obstante, esta acción no se concretizó.

Al finalizar el año 2016, se estaban realizando acciones específicas para introducir la propuesta de Ley de Identidad de Género en la Asamblea Legislativa por parte de la Mesa permanente por una Ley de Identidad de Género.

Palabras de cierre

Este es un primer intento, inconcluso, para sistematizar la historia del movimiento trans en El Salvador. Se puede afirmar que este movimiento tiene una existencia de 20 años. Su origen se da en los espectáculos de travestismo y el ejercicio del trabajo sexual de calle por parte de mujeres trans. No obstante, con la conformación del colectivo En el nombre de Rosa en 1996, marca la procedencia de este movimiento. En el año 2010 se presenta una clara emergencia del movimiento trans, el cual realiza un llamado a la sociedad en general sobre sus particularidades y la vulnerabilidad social que enfrentan.

 

Imágenes: Cortesía de AMATE El Salvador