Arbitration & Human Rights litigation boutique law firm
More than legal services, life changing experiences

Arbitraje, derechos humanos y más.

El blog de Herman M. Duarte

Construyendo puentes: derechos humanos y democracia.

En el editorial “Recordemos El Legado De Monseñor Romero” de Julia Regina Cardenal indicó: “Pidámosle al primer Beato salvadoreño que aprendamos de su trabajo buscando acercarnos a Dios, defendiendo los derechos humanos de todos, de los más pobres, indefensos y vulnerables; que nos enseñe a amar, a servir, a ayudar a los más necesitados, a rechazar la violencia y el odio. El Salvador no necesita más divisiones sino unión y respeto para alcanzar la paz que todos añoramos” Coincido en plenitud con la idea del párrafo transcrito. Pero ¿qué son los derechos humanos?

hanging-bridge-cloud-forest-monteverde-costa-rica.jpg.824x0_q71.jpg

Los Derechos Humanos son el acumulado de prerrogativas amparadas en la dignidad humana, que permiten el desarrollo integral de la persona. Los derechos humanos se aplican sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico/social, lengua, religión o cualquier otra condición como orientación sexual e identidad de género (al respecto ver las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos: Átala Riffo contra Chile; Flor Freyre contra Ecuador; Alberto Duque contra Ecuador).

Entre los derechos humanos se incluyen el derecho a la vida y a la libertad; a no estar sometido ni a esclavitud (esto cubre a sirvientas que trabajan de 5 am a 10 pm como sucede en muchas mansiones salvadoreñas) ni a torturas (que el Estado Salvadoreño tiene decenas de denuncias en sedes internacionales); a la libertad de opinión y de expresión (con sus respectivas limitantes, como, por ejemplo, la no promoción de discursos de odio. Más al respecto pueden consultar la “La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos” y el proyecto de Susan Benesch https://dangerousspeech.org/); a la educación y al trabajo, entre otros muchos. Estos derechos corresponden a todas las personas, sin discriminación alguna.

Sobre este último aspecto, ha dicho la Corte Interamericana de Derechos Humanos: “El principio fundamental de igualdad y no discriminación ha ingresado en el dominio del jus cogens.” (Condición Jurídica y Derechos de los Migrantes Indocumentados, párr. 101 y Caso Comunidad Indígena Xákmok Kásek, párr. 269.). Es decir que al hablar de derechos humanos hablamos de la totalidad de los seres humanos, no es posible decir que solamente algunos pueden tenerlos.

¿Qué se requiere para que existan derechos humanos? Un estado democrático, por cuanto la garantía de la democracia es que todas las personas en un Estado, sin importar sus diferencias (religión, raza, género, nacionalidad, estado familiar, ingresos económicos, orientación sexual o identidad de género) tienen lugar para existir y desarrollar su pleno potencial como seres humanos. La democracia implica que todos pueden pensar diferente, lo cual significa un profundo compromiso al respeto de la dignidad humana, lo cual implica proteger y promover los derechos de cada individuo, sin importar sus diferencias, ya que toda vida humana es valiosa.  En una democracia, no importa si alguien es parte de una aplastante mayoría o una significante minoría: las ideas, prácticas y creencias deben respetarse. Tanto las minorías deben respetar a las mayorías, como las mayorías tomar precauciones que terminen pisoteando a las minorías.

La democracia viene a ser una promesa que existirán las condiciones necesarias, para que todos los miembros de un ecosistema, puedan co-existir pese a los conflictos que puedan generarse. Hago un llamado general a que nos enfoquemos en aquellos puntos que nos unen y no en lo que nos separan.

 

 

Democracia, Derechos HumanosHDI