Arbitration & Human Rights litigation boutique law firm
More than legal services, life changing experiences

Arbitraje, derechos humanos y más.

El blog de Herman M. Duarte

Redefiniendo la Vergüenza

Redefiniendo la Vergüenza es una columna originalmente publicada en el año 2012 La Prensa Gráfica por Herman M. Duarte.

Existen funcionarios de primer o segundo grado según la injerencia del pueblo en su elección para su cargo. Los Diputados, Presidente, y Consejos Municipales son de primer grado, porque se han celebrado elecciones precisamente para ello. El Organo Legislativo, entre sus funciones, esta la de elegir funcionarios(Art.131,no.19 Cn). Al ser los diputados los “representantes del pueblo entero”(Art.125 Cn), los funcionarios que estos elijan, se entenderán que son de segundo grado, por que han sido elegidos de forma indirecta por el pueblo. La misma lógica aplica para los presidentes de autónomas que se eligen desde el Ejecutivo. 

La Constitución establece de forma armoniosa que las elecciones(Art.124,186,192,196 Cn) tanto de diputados, como funcionarios de segundo grado, se lleven a cabo cada tres años. La finalidad de ello, es la obtención de un criterio actualizado de los Representantes del Pueblo Entero (a excepción de TSE, que se da cada 5). Es decir, cada tres anos que se celebren elecciones por las cuales se elegir una nueva Asamblea Legislativa, deberán haber elecciones de funcionarios de segundo grado. En términos aun mas simples: Una Asamblea, una elección de funcionarios de segundo grado. 

Retomando palabras de algunos míticos(y no necesariamente por ser heroicos) personajes de la plenaria del 24 de marzo, estoy de acuerdo que no se trata de un tema de poner en tela de juicio la trayectoria, perfil, y, en definitiva, la carrera lograda por los ahora electos funcionarios. Incluso, es muy probable, que algunos de ellos fueran elegidos por la siguiente Asamblea. 

Lo que se esta cuestionando, señalando, y, sobretodo, reprochando es esa ansiedad, ese excesivo derroche de poder, esa necesidad de tomar decisiones, ese síntoma de grandeza que deja a un lado la opinión de las mayorías, y hacen que saliente Asamblea tome decisiones que no le corresponden. No esta de mas decir que 26 diputados que votaron, no estarán en la composición de la siguiente Asamblea. 

¿Que es de esperarse ahora? mas columnas como estas, mas pronunciamientos de un sin fin de instituciones, reclamos de organismos internacionales, posibles cortes presupuestarios para la República de parte de fondos extranjeros, desmejoramiento de la imagen internacional del Pais, y la agravación de la crisis institucional entre los Organos Fundamentales. La crisis, con su epicentro en el Organo Judicial, puede tener varios matices: pasando desde la reacción de los tres magistrados de la SC, la posición del Magistrado Jaime, el inminente proceso de inconstitucionalidad contra los decretos(y todas las complicaciones inherentes al mismo), y las posibles batallas de poder con la entrada de nuevas caras.

Una primera aproximación para solucionar este tipo de problemas, esta en prohibir con una reforma constitucional que se puedan tomar decisiones trascendentales en el periodo de transición que existe entre la celebración de elecciones y la toma de posesión de la nueva Asamblea. Una segunda solución, estará en la creación de un nuevo sistema de elección para estos funcionarios. Sin embargo, esas soluciones serán inasequibles mientras la voluntad política no ceda, ante el verdadero clamor de las masas. 

En este contexto, es que no se puede negar que el problema real radica en la desfachatez, descaro, y cinismo de ciertos diputados.  En ese afán de querer justificar lo injustificable, de fomentar lo infomentable, y legalizar lo ilegalizable.