Arbitration & Human Rights litigation boutique law firm
More than legal services, life changing experiences

Arbitraje, derechos humanos y más.

El blog de Herman M. Duarte

La histórica institución del Arbitraje.

La histórica institución del Arbitraje, es una columna originalmente publicada en el año 2012 La Prensa Gráfica por Herman M. Duarte.

El arbitraje tiene una regulación peculiar en El Salvador. Se trata de una institución alterna de resolución de conflictos que se remonta a nuestra primera constitución en 1812, siendo digno de elogio destacar su supervivencia y evolución en el bicentenario de vida que tiene nuestra Nación. A medida el Estado se fue modernizando, la regulación de la institución se fue desarrollando de manera dispersa entre: código de procedimientos civiles, código de comercio, y la ley procesal mercantil. En 1983 con la entrada en vigor de la Cn, se consagra derecho de terminar los asuntos civiles o comerciales por arbitramento.

Mientras tanto, en 1985 la Comisión de las Naciones Para El Derecho Mercantil Internacional  (CNUMDI) empezaba a promocionar la implementación de la LEY MODELO DE ARBITRAJE para uniformizar la regulación del arbitraje en el mundo, a fin de tener(en otros muchos objetivos) jurisprudencia uniformizada en el tema, en aras de la seguridad jurídica en el comercio mundial. Una Ley Modelo disponible sin costo mas que el de filtrarlo a la comisión respectiva del Organo Legislativo. 

En 1999, El Salvador ratifica la Convención de Nueva York sobre el Reconocimiento y la Ejecución de las Sentencias Arbitrales Extranjeras(1958). La cual es considerada la Convención mas exitosa de Naciones Unidas, y que su efecto se traduce en poder esforzar un laudo arbitral en mas de 140 jurisdicciones. Siendo, una de las grandes ventajas del arbitraje frente a otros sistemas de resolución de conflictos. Otra Convención de la misma naturaleza, aunque de menor alcance que El Salvador ratifica en 1980 fue la Convención de Panama(1975). 

Con la llegada de la LMCA en el 2002, se erradica en gran medida, la regulación dispersa del arbitraje(con una que otra excepción, como la regulación de LACAP al respecto). Pese a ello, la LMCA nunca dio los resultados esperados(DEL, FUSADES 03/2005) pero sin duda, significo un gran avance para promover El Salvador como un país con marcos jurídicos modernos, un elemento NECESARIO para generar inversión. 

Avanzando hacia el 2006, la CNUMDI promociona una nueva versión de la Ley Modelo de Arbitraje, actualizando la versión de 1985 a las corrientes doctrinarias mayoritarias. Para este entonces, mas de 50 países habían adoptado legislaciones locales inspiradas en dicho trabajo.

En el 2009, tras una actitud revanchista de un grupo parlamentario ahora extinto(o con nombre diferente) llevo a que la LMCA sufriera una herida mortal con la habilitación de la apelación en los arbitrajes de derecho, al violar principios elementales del arbitraje(e.g. principio de finalidad, autonomía de las partes, libertad de contratación, etc.).  Siendo una gran sorpresa que la Honorable Sala de lo Constitucional que nos había acostumbrado a rectificar los desfalcos legislativos, haya declarado la constitucionalidad de estas en el proceso de inconstitucionalidad 11-2010. 

Es innegable que el arbitraje cuenta con innumerables ventajas frente a tramitar un conflicto ante el órgano judicial, y frente a otros métodos de resolución alterna de conflictos; por ende es el mecanismo predilecto para resolver los conflictos de manera eficaz y efectiva. Por lo cual se vuelve necesario , como bien dijo la Asociación Salvadoreña de Derecho y Desarrollo(ADESA) iniciar un proceso de revisión legal del arbitraje, para poder ofrecer un mecanismo efectivo de resolución de disputas que vuelva a colocar en el camino correcto a El Salvador.